loader image

El Deporte es motor de inclusión y sostenibilidad

Compartir

La Escuela de Ciencias Deportivas conversó con Susan Vásquez Rodríguez, Jefe de Proyectos Ambientales en BisCapital, Ingeniera Ambiental y Recursos Naturales especialista en sostenibilidad y gestión ambiental, para conocer las aplicaciones de los Objetivos de Desarrollo Sostenible – ODS en la reactivación, inclusión y gestión de las actividades deportivas.

¿Cuál crees que es la contribución del deporte en los objetivos de desarrollo sostenible?

El deporte es una herramienta transversal para promover la inclusión social y el desarrollo sostenible. El deporte es un importante facilitador para la consecución de los ODS. Si te pones a pensar, el deporte contribuye a la paz promoviendo la tolerancia y el respeto. Como industria del entretenimiento, contribuye también al desarrollo económico y reducción de la pobreza. Respalda el empoderamiento de las mujeres y las comunidades, así como es pilar fundamental en la consecución de los objetivos en materia de salud, educación e inclusión social. Es decir, la sostenibilidad no está separada del deporte.

¿Cuáles son las tendencias de sostenibilidad ambiental que pueden aplicarse en el ámbito deportivo?

Los mayores impactos ambientales en las actividades deportivas se generan por las características intrínsecas de la actividad practicada (movilidad, requerimientos técnicos, necesidades de equipamientos y/o vehículos) y de un continuo de factores desde los practicantes que las practican (número de integrantes por grupo, grado de concienciación y compromiso hacia el ambiente, o la forma en que estas son practicadas (intensidad, distribución temporal y espacial, grado de organización, entre otras.

En lo que refiere a los eventos, siempre se pueden incorporar medidas de bajo costo. Pero que no traigan como resultado el practicar deporte de forma sostenible y organizar competiciones respetuosas con el medio ambiente. Tenemos por ejemplo el “Plogging” que es una nueva tendencia deportiva que combina running y recoger basura del suelo. Otro ejemplo es la medición de la huella energética o huella hídrica en la actividad deportiva con miras a reducir el impacto generado. O inclusive incorporar conceptos de economía circular en el deporte de alto rendimiento.

¿Crees que los conceptos de economía circular pueden funcionar en las actividades deportivos?

Claro que es posible. La economía circular tiene como Principio “En la naturaleza nada se desperdicia, todo se transforma”. Es decir la producción de bienes y servicios de manera sostenible, reduciendo el consumo, las fuentes de energía y los desperdicios; así como ampliando la vida útil de los productos y por ende su tasa de reposición.

En el ámbito deportivo ya lo venimos viendo, sobre todo en lo que refiere a indumentaria donde varias de las marcas más importantes de ropa deportiva vienen lanzando al mercado moda circular y sostenible hechas de hilos que se fabrican a partir de plástico recolectados en los cuerpos marinos. Otro ejemplo es lo que viene haciendo el Comité Olímpico Internacional, la introducción de requisitos de sostenibilidad en los pliegos para adjudicarse una sede olímpica, uno de los varios temas que viene considerando es aplicar la gestión de los residuos sólidos con el enfoque de economía circular.

¿Podrías darnos una reflexión final sobre sostenibilidad, nueva normalidad y deporte?

En estos días de aislamiento social, es importante tener en consideración que las actividades deportivas y físicas generan diversos beneficios sociales y para la salud. Varios estudios realizados por la Organización Mundial de la Salud también han puesto de manifiesto que el ejercicio físico puede estimular una salud mental y generar efectos positivos para las personas que sufren depresión y ansiedad.

Por ello, es sumamente importante mantener las actividades deportivas, pero debemos hacerlo garantizando siempre las medidas de seguridad, de higiene y el distanciamiento social.

Debemos ser conscientes que la reactivación debe impulsar que nuestros hábitos sean cada vez más sostenibles, desde actividades propias el consumo, gestión de los propios residuos(mascarillas, botellas de agua), uso de bicicletas como transporte  de traslado a otras areas; teniendo en cuenta los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y la Agenda 2030.

× Consulta aquí